Desarrollo financiero, políticas públicas y desarrollo regional en un país periférico. El caso de la provincia de Entre Ríos

Finan­cial deve­lop­ment, public poli­cies and regio­nal deve­lop­ment in a perip­he­ral country. The case of Entre Ríos pro­vin­ce

Lean­dro Rodrí­guez*

Reci­bi­do: 01 de sep­tiem­bre de 2017
Acep­ta­do: 27 de diciem­bre de 2017

Resumen

En este tra­ba­jo pro­cu­ra­mos exa­mi­nar cier­ta evi­den­cia dis­po­ni­ble sobre la capa­ci­dad dife­ren­cial del sis­te­ma eco­nó­mi­co de Entre Ríos, en rela­ción con otras juris­dic­cio­nes, para cap­tar recur­sos finan­cie­ros. Se tra­ta de un pri­mer acer­ca­mien­to a una temá­ti­ca poco tra­ba­ja­da en el ámbi­to pro­vin­cial, para cuyo obje­to ha sido nece­sa­rio efec­tuar, en for­ma pre­via al aná­li­sis empí­ri­co, una revi­sión de la lite­ra­tu­ra finan­cie­ra gene­ral a fin de cons­truir un mar­co teó­ri­co de refe­ren­cia que dé cuen­ta de la per­ti­nen­cia y rele­van­cia del tema abor­da­do y que per­mi­ta guiar la inves­ti­ga­ción fác­ti­ca. A par­tir del mar­co teó­ri­co, ana­li­za­mos la situa­ción rela­ti­va de Entre Ríos median­te un examen empí­ri­co, de tipo explo­ra­to­rio, median­te el cual rela­cio­na­mos dis­tin­tas varia­bles selec­cio­na­das con la dis­po­ni­bi­li­dad de finan­cia­mien­to ban­ca­rio en las 23 juris­dic­cio­nes argen­ti­nas para un año dado (2012), lo que deri­vó en un esque­ma ana­lí­ti­co que nos per­mi­tió eva­luar la ubi­ca­ción entre­rria­na en mate­ria de absor­ción de cré­di­to en el con­jun­to de la Argen­ti­na. Con el aná­li­sis efec­tua­do, alcan­za­mos una con­clu­sión gene­ral

Pala­bras cla­ve: polí­ti­cas públi­cas — finan­cia­mien­to — desa­rro­llo regio­nal Entre Ríos

Abstract

In this paper we try to exa­mi­ne some avai­la­ble evi­den­ce about the dif­fe­ren­tial capa­city of the Entre Ríos eco­no­mic sys­tem, in rela­tion to other juris­dic­tions, to cap­tu­re finan­cial resour­ces. This is a first approach to a topic that has not been wor­ked on at the pro­vin­cial level, for which it has been neces­sary to carry out, prior to the empi­ri­cal analy­sis, a review of the gene­ral finan­cial lite­ra­tu­re to cons­truct a theo­re­ti­cal fra­me­work of refe­ren­ce that will inform of the per­ti­nen­ce and rele­van­ce of the topic addres­sed and that allows to gui­de the fac­tual inves­ti­ga­tion. Based on the theo­re­ti­cal fra­me­work, we analy­zed the rela­ti­ve situa­tion of Entre Ríos through an empi­ri­cal explo­ra­tory exa­mi­na­tion, through which we rela­ted dif­fe­rent selec­ted varia­bles with the avai­la­bi­lity of bank finan­cing in the 23 Argen­ti­ne juris­dic­tions for a given year (2012), which deri­ved in an analy­ti­cal sche­me that allo­wed us to eva­lua­te the entre­rria­na loca­tion in terms of cre­dit absor­ption in the who­le of Argen­ti­na. With the analy­sis carried out, we reached a gene­ral con­clu­sion.

Key­words: public poli­cies — finan­cing — regio­nal deve­lop­ment Entre Ríos

~•~

Introducción

La sig­ni­fi­ca­ción poten­cial del sis­te­ma finan­cie­ro en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de un país resul­ta poco dis­cu­ti­ble, al menos en el mar­co del capi­ta­lis­mo. La teo­ría y la his­to­ria eco­nó­mi­ca con­fir­man esta afir­ma­ción, sin per­jui­cio de los ries­gos que con­lle­va el exce­so de expan­sión de las finan­zas. Bas­ta repa­sar las fun­cio­nes del sis­te­ma finan­cie­ro en una eco­no­mía capi­ta­lis­ta deter­mi­na­da para tener una noción aca­ba­da de su carác­ter deci­si­vo. Esen­cial­men­te, las finan­zas coor­di­nan y movi­li­zan par­te del aho­rro social, pro­du­cen infor­ma­ción para su correc­ta apli­ca­ción y faci­li­tan los inter­cam­bios. Por ello, si fun­cio­nan bien, las finan­zas con­tri­bu­yen a mejo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, pro­mo­ver la inno­va­ción y for­ta­le­cer el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Esto sig­ni­fi­ca sim­ple­men­te que el sis­te­ma finan­cie­ro crea valor.

Esa capa­ci­dad poten­cial del sis­te­ma finan­cie­ro para crear valor es cla­ve en cual­quier país, pero pare­cie­ra ser­lo aún más en las nacio­nes y regio­nes peri­fé­ri­cas, que nece­si­tan cerrar la bre­cha tec­no­ló­gi­ca con las socie­da­des cen­tra­les y esti­mu­lar la diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va.

Aho­ra bien, si pode­mos con­cluir que las finan­zas son rele­van­tes para el desa­rro­llo eco­nó­mi­co no es menos cier­to que enfren­tan serios pro­ble­mas a la hora de cum­plir con efi­ca­cia el rol que les corres­pon­de. Amén de los ries­gos sis­té­mi­cos de la expan­sión finan­cie­ra, tam­bién es fácil adver­tir las limi­ta­cio­nes que enfren­ta el finan­cia­mien­to de la pro­duc­ción, poten­cia­das para las peque­ñas y media­nas empre­sas y agu­di­za­das en paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, con una lar­ga his­to­ria de ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y bajo cre­ci­mien­to. Por lo tan­to, en la peri­fe­ria, no es de extra­ñar la per­sis­ten­cia de los pro­ble­mas de racio­na­mien­to del cré­di­to, seg­men­ta­ción en per­jui­cio de las PyMes y las regio­nes pobres, finan­cia­mien­to a cor­to pla­zo y con ses­go cre­di­ti­cio hacia el con­su­mo o hacia el sec­tor públi­co. Jus­ta­men­te, don­de más se nece­si­ta crea­ti­vi­dad e inno­va­ción finan­cie­ra, las finan­zas pare­cie­ran tener menor peso y sos­te­ner prác­ti­cas con­ser­va­do­ras (sub­de­sa­rro­llo finan­cie­ro).

Ello sig­ni­fi­ca que los sis­te­mas finan­cie­ros de las nacio­nes peri­fé­ri­cas encuen­tran desafíos mayúscu­los en un doble sen­ti­do: en cuan­to a su pro­pia orga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal y con rela­ción al apor­te que deben rea­li­zar en la eco­no­mía (finan­ciar el cam­bio estruc­tu­ral).

En ese mar­co teó­ri­co, cree­mos que resul­ta útil, aun­que sea en un pri­mer acer­ca­mien­to explo­ra­to­rio, estu­diar la capa­ci­dad rela­ti­va de una juris­dic­ción como Entre Ríos para cap­tar recur­sos mone­ta­rios (prés­ta­mos ban­ca­rios) con des­tino al finan­cia­mien­to empre­sa­rial. De allí que el obje­to cen­tral de este aná­li­sis, en tér­mi­nos empí­ri­cos, pase por explo­rar res­pues­tas posi­bles a las siguien­tes pre­gun­tas: ¿En qué medi­da el sub­de­sa­rro­llo finan­cie­ro de Argen­ti­na se expre­sa adi­cio­nal­men­te en Entre Ríos? ¿Cuál es la posi­ción que ocu­pa, en mate­ria de finan­cia­mien­to, nues­tra pro­vin­cia en el con­tex­to nacio­nal?

Par­tien­do de esas líneas de aná­li­sis, el pre­sen­te tex­to se estruc­tu­ra de la siguien­te for­ma: En pri­mer lugar, se pro­po­ne un bre­ve aná­li­sis de la rela­ción entre el finan­cia­mien­to de la pro­duc­ción y el rol del sis­te­ma finan­cie­ro. A con­ti­nua­ción, se abor­da la rela­ción entre sis­te­ma finan­cie­ro y cre­ci­mien­to a nivel sub­na­cio­nal. Lue­go, con las herra­mien­tas teó­ri­cas esbo­za­das en los apar­ta­dos refe­ri­dos, se tra­ba­ja en la reali­dad entre­rria­na. Ello supo­ne el desa­rro­llo de un esque­ma ana­lí­ti­co para exa­mi­nar la situa­ción rela­ti­va de Entre Ríos. Final­men­te, se pro­po­ne una con­clu­sión gene­ral.

El financiamiento de la producción y el rol del sistema financiero: breve marco conceptual
1. La función del sistema financiero en la economía

Con­si­de­ran­do la pers­pec­ti­va lla­ma­da fun­cio­na­lis­ta [Levi­ne 1995, 1997, 2004; Bodie y Mer­ton 1998; Fane­lli 2010], encon­tra­mos que ese con­jun­to más o menos arti­cu­la­do de ins­ti­tu­cio­nes –ban­cos, bol­sas de valo­res, segu­ros, etc.– deno­mi­na­do sis­te­ma finan­cie­ro cum­ple un papel rele­van­te en la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. Levi­ne [1997, 2004] iden­ti­fi­ca cin­co fun­cio­nes bási­cas: 1. Gene­rar infor­ma­ción sobre la ren­ta­bi­li­dad de las inver­sio­nes y la asig­na­ción de los recur­sos; 2 Moni­to­rear los pro­yec­tos y la gober­nan­za cor­po­ra­ti­va; 3. Ate­nuar los ries­gos; 4. Movi­li­zar y agre­gar el aho­rro y 5. Faci­li­tar el inter­cam­bio de bie­nes, ser­vi­cios y acti­vos.[1] La sig­ni­fi­ca­ción de estas fun­cio­nes se com­pren­de fácil­men­te si pen­sa­mos en la impli­can­cia de tomar la deci­sión de finan­ciar un pro­yec­to pro­duc­ti­vo, esto es, de asig­nar una par­te de los recur­sos de la socie­dad. Ello podría reque­rir la coor­di­na­ción de múl­ti­ples pro­vee­do­res de fon­dos (cap­ta­ción y agre­ga­ción del aho­rro, si es un empren­di­mien­to gran­de), reca­bar y pro­ce­sar infor­ma­ción com­ple­ja (ren­ta­bi­li­dad espe­ra­da del pro­yec­to y capa­ci­dad del empren­de­dor), ate­nuar el ries­go (nece­si­dad de garan­tías y diver­si­fi­ca­ción) y veri­fi­car el cum­pli­mien­to del con­tra­to. Es evi­den­te que tales acti­vi­da­des sólo pue­den lle­var­se a cabo en for­ma sis­té­mi­ca por ins­ti­tu­cio­nes espe­cia­li­za­das en los nego­cios finan­cie­ros, con equi­pos de ana­lis­tas entre­na­dos y sol­ven­cia téc­ni­ca y patri­mo­nial. De allí la indis­cu­ti­da rele­van­cia fun­cio­nal del sis­te­ma finan­cie­ro.

En esa línea, Kosa­coff y Ramos defi­nen al “mer­ca­do finan­cie­ro como el “cere­bro” del sis­te­ma eco­nó­mi­co, el lugar cen­tral de la toma de deci­sio­nes” [1997: II,ii], mien­tras que Schum­pe­ter indi­ca que el ban­que­ro es “el capi­ta­lis­ta por exce­len­cia … el ephor de la eco­no­mía de cam­bio” [1944: 84].[2] Por supues­to, el cum­pli­mien­to de esas impor­tan­tes fun­cio­nes del sis­te­ma finan­cie­ro tie­ne su cos­to social: el mar­gen de inter­me­dia­ción. El mis­mo se jus­ti­fi­ca por la capa­ci­dad poten­cial del sis­te­ma de crear rique­za (agre­gar valor) [véa­se tam­bién Cepal 2004].

En tér­mi­nos de mayor abs­trac­ción teó­ri­ca, es evi­den­te que, en una reali­dad carac­te­ri­za­da por con­di­cio­nes de incer­ti­dum­bre, racio­na­li­dad limi­ta­da de los agen­tes eco­nó­mi­cos, asi­me­trías en la infor­ma­ción, altos cos­tos de tran­sac­ción y dere­chos de pro­pie­dad imper­fec­tos, los sis­te­mas finan­cie­ros tie­nen un amplio espa­cio para agre­gar valor en la eco­no­mía [De la Torre, Ize y Sch­mu­kler, 2012; ver tam­bién: Fane­lli, 2010; Fitz­Ge­rald, 2006].[3] No se tra­ta sólo de explo­tar ven­ta­jas mutuas de inter­cam­bio finan­cie­ro (por ejem­plo, cuan­do los ingre­sos de los agen­tes cova­rían en for­ma nega­ti­va o tie­nen dis­tin­ta aver­sión al ries­go) [Fane­lli, 2010, pág. 173]; sino más bien de pro­pi­ciar la gene­ra­ción de inno­va­cio­nes y nue­vas acti­vi­da­des que per­mi­tan resol­ver los pro­ble­mas de dis­po­ni­bi­li­dad de fon­dos a cos­tos razo­na­bles, mini­mi­zan­do el ries­go.[4] Esto es espe­cial­men­te rele­van­te en regio­nes peri­fé­ri­cas como Amé­ri­ca lati­na, dada la nece­si­dad de pro­mo­ver el cam­bio estruc­tu­ral [Fajnzyl­ber, 1992; Cepal, 2014].

En con­se­cuen­cia, el desa­rro­llo finan­cie­ro (DF), enten­di­do como la expan­sión de las finan­zas en la eco­no­mía, resul­ta cla­ve para la pro­mo­ción de una mayor y mejor tasa de inver­sión, un incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad en el tiem­po y un estí­mu­lo a la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca y el cam­bio estruc­tu­ral.[5] Fane­lli agre­ga, tam­bién, la con­tri­bu­ción a las metas del desa­rro­llo nacio­nal [2010, pág. 171].

Aho­ra bien, con­vie­ne tener pre­sen­te que la rela­ción entre desa­rro­llo finan­cie­ro (DF) y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no debe pen­sar­se de for­ma uni­di­rec­cio­nal. Los víncu­los son más com­ple­jos y pare­cen ir en un doble sen­ti­do. Es posi­ble que la emer­gen­cia de acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas ren­ta­bles esti­mu­le la inver­sión pro­duc­ti­va y, de ese modo, incre­men­te la deman­da de finan­cia­mien­to. A medi­da que la eco­no­mía cre­ce y se com­ple­ji­za, el peso rela­ti­vo de los acti­vos finan­cie­ros aumen­ta. La expan­sión finan­cie­ra sería así una resul­tan­te del cre­ci­mien­to real [De la Torre, Ize y Sch­mu­kler, 2012]. En el mode­lo de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de Car­lo­ta Pérez, por ejem­plo, el sis­te­ma finan­cie­ro res­pon­de a los reque­ri­mien­tos de empre­sa­rios inno­va­do­res, con moti­vo de la pér­di­da de dina­mis­mo de los sec­to­res tra­di­cio­na­les. Son las con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas las que orien­tan los flu­jos finan­cie­ros. De esa mane­ra, las finan­zas cum­plen un papel impor­tan­te en la ins­ta­la­ción del nue­vo para­dig­ma tecno-eco­nó­mi­co, pero no en su gene­ra­ción [Car­lo­ta Pérez, 2004: capí­tu­lo 3]. Por lo tan­to, los polos de desa­rro­llo, las altas tasas de cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo y la emer­gen­cia de una mayor den­si­dad de empre­sas diná­mi­cas pue­den indu­cir la deman­da de recur­sos finan­cie­ros, que, a su vez, refor­za­ría el incre­men­to de la pro­duc­ción. Esto sig­ni­fi­ca sim­ple­men­te reco­no­cer la exis­ten­cia de una doble impli­ca­ción entre desa­rro­llo finan­cie­ro y expan­sión pro­duc­ti­va. En rigor, esa rela­ción bidi­rec­cio­nal es con­sis­ten­te con el carác­ter sis­té­mi­co del desa­rro­llo eco­nó­mi­co, des­ta­ca­do por el pen­sa­mien­to estruc­tu­ra­lis­ta.

De todo lo refe­ri­do pode­mos con­cluir que el sis­te­ma finan­cie­ro jue­ga, al menos poten­cial­men­te, un papel cla­ve en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Ideal­men­te, des­de el pun­to de vis­ta de la pro­duc­ción, un sis­te­ma finan­cie­ro fun­cio­na efi­caz­men­te cuan­do mini­mi­za las res­tric­cio­nes aje­nas al cos­to social del capi­tal para finan­ciar los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, en con­so­nan­cia con las nece­si­da­des del desa­rro­llo. Esa meta debe­ría per­se­guir la orga­ni­za­ción fun­cio­nal de las finan­zas. En un país peri­fé­ri­co, ello sig­ni­fi­ca crear prác­ti­cas finan­cie­ras inno­va­do­ras capa­ces de apor­tar al cam­bio estruc­tu­ral y a la remo­ción de los obs­tácu­los al desa­rro­llo.

2. Problemas y limitaciones para el financiamiento de la producción

No siem­pre el sis­te­ma finan­cie­ro resul­ta fun­cio­nal en el sen­ti­do ana­li­za­do en el apar­ta­do ante­rior. Siguien­do a De la Torre, Ize y Sch­mu­kler, exis­ten dos tipos de males que afec­tan el rol del SF: en pri­mer lugar, tene­mos “las fallas para redu­cir las fric­cio­nes bási­cas que per­ju­di­can el DF” [2012: 27] y, en segun­do tér­mino, encon­tra­mos los pro­ble­mas que, para­dó­ji­ca­men­te, crea en for­ma endó­ge­na el pro­pio desa­rro­llo finan­cie­ro (DF). Este últi­mo pun­to sig­ni­fi­ca que en oca­sio­nes el mis­mo DF, lejos de pro­mo­ver el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, es fuen­te de ines­ta­bi­li­dad y cri­sis eco­nó­mi­ca, en espe­cial en los actua­les mer­ca­dos glo­ba­li­za­dos.[6] Esta dimen­sión es lo que De la Torre, Ize y Sch­mu­kler lla­man el “lado oscu­ro” del desa­rro­llo finan­cie­ro [2012: 27–28]. Según Fane­lli, “la ines­ta­bi­li­dad y el ries­go de cri­sis son com­po­nen­tes esen­cia­les del desa­rro­llo finan­cie­ro y en muchas oca­sio­nes pare­cen ser face­tas dife­ren­tes de un mis­mo pro­ce­so” [2010: 160].[7] Ade­más, exis­ten tam­bién otros pro­ble­mas. Fane­lli des­ta­ca los efec­tos dis­tri­bu­ti­vos del desa­rro­llo finan­cie­ro, aspec­to omi­ti­do por el saber con­ven­cio­nal basa­do sólo en cri­te­rios de efi­cien­cia.[8] Asi­mis­mo, De la Torre, Ize y Sch­mu­kler sugie­ren una limi­ta­ción adi­cio­nal: el impac­to del DF en “el desa­rro­llo real (cre­ci­mien­to del PBI) debe nece­sa­ria­men­te mos­trar ren­di­mien­tos decre­cien­tes” [2012: 28]. Vale decir, en algún pun­to la con­tri­bu­ción del DF al cre­ci­mien­to se esta­bi­li­za (e inclu­so se vuel­ve per­ni­cio­sa).

De los cita­dos “males” que enfren­ta el sis­te­ma finan­cie­ro nos intere­sa des­ta­car el pri­me­ro: las fallas para resol­ver las fric­cio­nes que limi­tan el DF. Ello es así en tato el sub­de­sa­rro­llo finan­cie­ro afec­ta la dis­tri­bu­ción regio­nal del cré­di­to y la inver­sión pro­duc­ti­va, que son los temas cen­tra­les de este tex­to. Por ende, nues­tra pre­gun­ta fun­da­men­tal es: ¿Cuá­les son las fric­cio­nes que tra­ban el DF y cómo ope­ran en rela­ción con la inver­sión pro­duc­ti­va? Para enten­der este pun­to es útil, al sólo efec­to expo­si­ti­vo, cla­si­fi­car los pro­ble­mas del DF en tres limi­ta­cio­nes con­cu­rren­tes: a) limi­ta­cio­nes del lado de la ofer­ta de recur­sos finan­cie­ros; b) limi­ta­cio­nes del lado de la deman­da y c) limi­ta­cio­nes sis­té­mi­cas.

a) limi­ta­cio­nes del lado de la ofer­ta cre­di­ti­cia

Este pun­to remi­te, a su vez, a tres fac­to­res. En pri­mer lugar, a la natu­ra­le­za de las ope­ra­cio­nes en los mer­ca­dos finan­cie­ros. Según Fane­lli estas tie­nen “dos carac­te­rís­ti­cas que le son espe­ci­fi­cas y que son, jus­ta­men­te, las que acen­túan el rol de la con­fian­za y la infor­ma­ción” [2010: 167]. Por un lado, el hecho de que “las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras no pue­den rea­li­zar­se sin sepa­rar el con­trol y la pro­pie­dad de los recur­sos invo­lu­cra­dos” [2010: 167] y la segun­da es el “uso inten­si­vo de infor­ma­ción debi­do a que la adqui­si­ción y trans­fe­ren­cia de infor­ma­ción es inhe­ren­te a la acti­vi­dad finan­cie­ra” [2010: 167–168]. Aquí se pre­sen­tan los cono­ci­dos pro­ble­mas de infor­ma­ción incom­ple­ta (inclu­so ausen­cia de infor­ma­ción: incer­ti­dum­bre) e infor­ma­ción asi­mé­tri­ca. Como seña­la Beb­zuk, “los con­tra­tos finan­cie­ros invo­lu­cran un dere­cho sobre ingre­sos futu­ros e incier­tos” [2000: 17]. Ello sig­ni­fi­ca que el pro­vee­dor de recur­sos finan­cie­ros no tie­ne un cono­ci­mien­to pleno de la via­bi­li­dad y ren­ta­bi­li­dad de un pro­yec­to de inver­sión. Debe hacer una eva­lua­ción que es siem­pre imper­fec­ta y limi­ta­da. Ade­más, exis­te una situa­ción asi­mé­tri­ca en la infor­ma­ción que mane­ja el usua­rio de los fon­dos y el pro­vee­dor de los mis­mos. Ladi­ver­gen­cia entre los intere­ses del pro­vee­dor y del usua­rio, en el mar­co de infor­ma­ción asi­mé­tri­ca, pue­de con­du­cir a la selec­ción adver­sa, el ries­go moral y/o altos gas­tos de moni­to­reo [Beb­czuk 2000]. El pri­mer caso, selec­ción adver­sa, se pro­du­ce cuan­do los pro­vee­do­res de fon­dos, ante la inca­pa­ci­dad de dis­cri­mi­nar entre pro­yec­tos ries­go­sos y segu­ros, suben el cos­to pro­me­dio (tasa de inte­rés) para asig­nar los recur­sos a modo de cober­tu­ra y con ello ter­mi­nan finan­cian­do los pro­yec­tos más arries­ga­dos (que sopor­tan el alto cos­to). El ries­go moral supo­ne que el usua­rio pue­de ocul­tar infor­ma­ción sobre el ren­di­mien­to del pro­yec­to o des­viar los fon­dos, en des­me­dro de los intere­ses del pro­vee­dor. Y el ter­cer pun­to, moni­to­reo, impli­ca que el pro­vee­dor debe incu­rrir en gas­tos de audi­to­rías y con­tro­les para com­pen­sar la fal­ta de infor­ma­ción rela­ti­va [Beb­czuk 2000]. La solu­ción de esos pro­ble­mas requie­re la cons­truc­ción de con­fian­za, cono­ci­mien­to mutuo (proveedores/usuarios), dise­ño de ins­tru­men­tos de garan­tía e incen­ti­vos ade­cua­dos. Lo prin­ci­pal, sin embar­go, es la pro­duc­ción de infor­ma­ción. Pero la infor­ma­ción es un bien públi­co (su con­su­mo es no com­pe­ti­ti­vo y no exclu­yen­te), por lo que posi­ble­men­te no exis­ti­rán los estí­mu­los ade­cua­dos para pro­du­cir­la en la can­ti­dad nece­sa­ria.

Ante el cono­ci­mien­to de la posi­bi­li­dad de selec­ción adver­sa y los pro­ble­mas de ries­go moral, cos­tos de moni­to­reo y fallas en la pro­duc­ción de infor­ma­ción, los pro­vee­do­res de fon­dos pue­den adop­tar una con­duc­ta con­ser­va­do­ra, finan­cian­do sólo las acti­vi­da­des tra­di­cio­na­les, de empre­sas con ele­va­das garan­tías, tra­yec­to­ria y res­pal­do patri­mo­nial. Esto sig­ni­fi­ca racio­na­mien­to del cré­di­to y limi­ta­ción de la inver­sión, sobre todo para las Pymes. Como seña­la Roge­rio Stu­dart el racio­na­mien­to “pue­de sig­ni­fi­car la exclu­sión de empre­sas nue­vas o peque­ñas y de pro­yec­tos de inver­sión con ren­ta­bi­li­da­des incier­tas o a muy lar­go pla­zo” [Stu­dart 2005: 25]. Para las PYMES, ade­más, la mul­ti­pli­ci­dad de pro­yec­tos peque­ños pue­de tor­nar anti­eco­nó­mi­co el aná­li­sis de ries­go, al menos según mani­fies­tan las enti­da­des ban­ca­rias [Ferra­ro 2011: 11].

Otra difi­cul­tad que ata­ñe a la ofer­ta de fon­dos estri­ba en las lla­ma­das “fric­cio­nes colec­ti­vas”, deri­va­das de fallas de par­ti­ci­pa­ción [De la Torre et al. 2012]. Esto sig­ni­fi­ca que el sis­te­ma finan­cie­ro no logra la esca­la y el volu­men de nego­cios sufi­cien­te para una dis­tri­bu­ción efi­cien­te de los ries­gos y una reduc­ción del cos­to de inter­me­dia­ción. Ello pue­de refor­zar la con­duc­ta con­ser­va­do­ra de los inter­me­dia­rios finan­cie­ros. Este pun­to tam­bién se rela­cio­na con la ausen­cia de liqui­dez en el caso del finan­cia­mien­to ban­ca­rio [Stu­dart 2005]. La estre­chez de mer­ca­dos inter­ban­ca­rios y el alto cos­to de recu­rrir a la auto­ri­dad mone­ta­ria lle­van a un des­cal­ce tem­po­ral cre­cien­te entre prés­ta­mos y depó­si­tos (for­ma típi­ca de fon­deo de ban­cos comer­cia­les), que no es cubier­ta con mer­ca­dos secun­da­rios líqui­dos. De ese modo, fren­te a la mayor fra­gi­li­dad (ries­go de ili­qui­dez), se esti­mu­la aún más una con­duc­ta adver­sa al ries­go del sis­te­ma ban­ca­rio, en des­me­dro de las posi­bi­li­da­des de finan­cia­mien­to de lar­go pla­zo.

Final­men­te, tam­bién inci­de la estruc­tu­ra del sis­te­ma finan­cie­ro. Esto es el peso rela­ti­vo del finan­cia­mien­to ban­ca­rio y el mer­ca­do de títu­los y de accio­nes, así como la con­cen­tra­ción de cada mer­ca­do (los acto­res que par­ti­ci­pan y sus carac­te­rís­ti­cas). En casos don­de el mer­ca­do de valo­res es muy peque­ño, y que por lo tan­to pre­do­mi­na el sis­te­ma ban­ca­rio, y don­de éste, a su vez, se encuen­tra muy con­cen­tra­do, las posi­bi­li­da­des de obte­ner finan­cia­mien­to acce­si­ble y bara­to para la inver­sión se ven aún más limi­ta­das. Los ban­cos pue­den pre­fe­rir prés­ta­mos de cor­to pla­zo (prin­ci­pal­men­te al con­su­mo, capi­tal de tra­ba­jo o el gobierno), lo cual es sufi­cien­te para lograr un ade­cua­do mix de ries­go y ren­ta­bi­li­dad, en des­me­dro de la inver­sión pro­duc­ti­va [ver Seva­res 2010 para el caso argen­tino]. La esca­sa com­pe­ten­cia refuer­za natu­ral­men­te la con­duc­ta con­ser­va­do­ra.[9]

b) limi­ta­cio­nes del lado de la deman­da

Del lado de los deman­dan­tes o usua­rios de fon­dos, tam­bién encon­tra­mos difi­cul­ta­des para acce­der al finan­cia­mien­to de la pro­duc­ción, en espe­cial de la inver­sión. En pri­mer tér­mino, pue­den exis­tir fallas cog­ni­ti­vas en el entra­ma­do empre­sa­rial que difi­cul­ten la com­pren­sión de los ins­tru­men­tos del sis­te­ma finan­cie­ro, lo cual inhi­be su correc­ta uti­li­za­ción [De la Torre et al. 2012]. Es posi­ble, asi­mis­mo, que se pre­sen­ten pro­ble­mas para dise­ñar y com­ple­tar la infor­ma­ción reque­ri­da por las enti­da­des finan­cie­ras y para tras­mi­tir correc­ta­men­te las vir­tu­des de un deter­mi­na­do pro­yec­to de inver­sión. Este pun­to es cla­ve debi­do a la impor­tan­cia de la infor­ma­ción en la toma de deci­sio­nes de los pro­vee­do­res de fon­dos. El esfuer­zo de gene­ra­ción de infor­ma­ción con­fia­ble pue­de ser inhi­bi­to­rio para las PYMES. La pre­sen­cia de ingre­sos no decla­ra­dos (infor­ma­les) y, por lo tan­to, de flu­jos de fon­dos for­mal­men­te incon­sis­ten­tes con la situa­ción real de una empre­sa pue­de tam­bién gene­rar difi­cul­ta­des en el aná­li­sis téc­ni­co de las enti­da­des finan­cie­ras. En con­se­cuen­cia, no siem­pre las fir­mas son suje­tos de cré­di­to. Es este un pro­ble­ma sig­ni­fi­ca­ti­vo en paí­ses emer­gen­tes, en par­ti­cu­lar para las PyMES.

Otro aspec­to res­tric­ti­vo, con rela­ción a las PYMES, es el alto gra­do de apa­lan­ca­mien­to que sue­len nece­si­tar para desa­rro­llar sus pro­yec­tos de inver­sión, dada la esca­sez de capi­tal pro­pio. Ello las vuel­ve más ries­go­sas y menos atrac­ti­vas para el sis­te­ma finan­cie­ro. Final­men­te, tam­bién es posi­ble, del lado de la deman­da de fon­dos, que no exis­ta inte­rés en obte­ner finan­cia­mien­to por razo­nes de cos­to y ries­go, o que no haya nece­sa­ria­men­te una abun­dan­te can­ti­dad de pro­yec­tos de inver­sión sufi­cien­te­men­te ren­ta­bles. Tam­bién este pun­to es espe­cial­men­te impor­tan­te para el caso de las peque­ñas y media­nas empre­sas. Como seña­la Beb­czuk, la reali­dad mar­ca que “muchas pymes no tie­nen deman­da por cré­di­to y, den­tro de las que tie­nen deman­da, no todas poseen una ade­cua­da capa­ci­dad y volun­tad de pago” [2010: 8].

c) limi­ta­cio­nes sis­té­mi­cas

Por últi­mo, encon­tra­mos las limi­ta­cio­nes de índo­le sis­té­mi­cas. Aquí se des­ta­can bási­ca­men­te la his­to­ria y las con­di­cio­nes de esta­bi­li­dad macro­eco­nó­mi­ca. De la Torre, Ize y Sch­mu­kler seña­lan que la bre­cha ban­ca­ria de Amé­ri­ca lati­na está aso­cia­da al pasa­do de tur­bu­len­cias de la región y al bajo cre­ci­mien­to [2012: 7 y capí­tu­lo 6]. Para el caso de la Argen­ti­na, cuya tra­yec­to­ria de ines­ta­bi­li­dad es cono­ci­da, está cla­ro que el mar­co ins­ti­tu­cio­nal del sis­te­ma finan­cie­ro ten­de­rá a una mayor aver­sión al ries­go y a cri­te­rios con­ser­va­do­res en la asig­na­ción del cré­di­to. En un país don­de “el lar­go pla­zo no exis­te”, al decir de un ex minis­tro de eco­no­mía [Juan Car­los Puglie­se — cita­do en Llach y Ger­chu­noff 2007: 401], es evi­den­te que los con­tra­tos finan­cie­ros de cier­ta ampli­tud tem­po­ral difí­cil­men­te ten­gan cabi­da. Por ende, man­te­ner ele­va­dos már­ge­nes de liqui­dez y otor­gar prés­ta­mos a los meno­res pla­zos posi­bles, pare­cie­ra ser una exi­gen­cia sis­té­mi­ca en nues­tro país. Ade­más, el mode­ra­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pro­me­dio limi­ta la deman­da de cré­di­to. Todo ello sig­ni­fi­ca que la tra­yec­to­ria del mar­co ins­ti­tu­cio­nal no favo­re­ce la asis­ten­cia a pro­yec­tos inno­va­do­res, de pla­zos lar­gos y eje­cu­ta­dos por empre­sas peque­ñas. Beb­czuk y San­giá­co­mo, en un aná­li­sis rea­li­za­do en 2007, mues­tran que el sis­te­ma ban­ca­rio argen­tino no res­pon­de en for­ma fle­xi­ble a los cam­bios en las diná­mi­cas sec­to­ria­les de cre­ci­mien­to. Ello se rela­cio­na con el ras­go path depen­den­ce de la adop­ción de deci­sio­nes de los ban­cos en rela­ción con la for­ma­ción del mar­co ins­ti­tu­cio­nal [Beb­czuk y San­giá­co­mo 2008].

Sistema financiero y crecimiento a nivel subnacional

Si nos ubi­ca­mos en el para­dig­ma eco­nó­mi­co neo­clá­si­co (basa­do en el equi­li­brio gene­ral com­pe­ti­ti­vo), la rela­ción entre finan­zas y cre­ci­mien­to regio­nal no ofre­ce dema­sia­dos incon­ve­nien­tes teó­ri­cos o prác­ti­cos. Dada la supues­ta “per­fec­ta movi­li­dad del capi­tal” al inte­rior de un país, el sis­te­ma finan­cie­ro cum­pli­rá sim­ple­men­te el rol de dis­tri­buir geo­grá­fi­ca­men­te el aho­rro en base a las con­di­cio­nes reales de cada juris­dic­ción (dota­ción rela­ti­va de fac­to­res y espa­cios para la inver­sión pro­duc­ti­va). El exce­so de aho­rro sobre las posi­bi­li­da­des de acu­mu­la­ción ren­ta­ble en una pro­vin­cia se orien­ta­rá, vía el sis­te­ma de pre­cios (tasa de inte­rés), hacia las regio­nes con insu­fi­cien­cia de aho­rro de acuer­do con sus opor­tu­ni­da­des de inver­sión. Ello facul­ta­rá una ópti­ma asig­na­ción inter-juris­dic­cio­nal de los recur­sos mone­ta­rios, maxi­mi­zan­do el cre­ci­mien­to glo­bal.[10] En ese mar­co, las polí­ti­cas públi­cas sólo deben ase­gu­rar el gra­do de liber­tad eco­nó­mi­ca y segu­ri­dad jurí­di­ca sufi­cien­te para que el mer­ca­do finan­cie­ro pue­da cum­plir debi­da­men­te su rol (pasi­vi­dad de la polí­ti­ca finan­cie­ra).

Debi­do a este ver­da­de­ro pre­jui­cio teó­ri­co, que resuel­ve el pro­ble­ma de la asig­na­ción regio­nal del cré­di­to con la sola ape­la­ción a la efi­cien­cia del mer­ca­do, pare­cie­ra que en la doc­tri­na orto­do­xa “el inte­rés pres­ta­do a las cues­tio­nes mone­ta­rias y finan­cie­ras en el plano regio­nal ha sido esca­so” [Rodrí­guez Fuen­tes 2013: 42]. Sin embar­go, el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos finan­cie­ros en la reali­dad dis­ta mucho del pre­su­pues­to teó­ri­co neo­clá­si­co. En par­ti­cu­lar, la nego­cia­ción de recur­sos finan­cie­ros está pla­ga­da de fric­cio­nes e imper­fec­cio­nes que ener­van la lógi­ca de la efi­cien­cia pare­tia­na en el mer­ca­do libre. Es dable espe­rar que esos pro­ble­mas ten­gan su expre­sión en el ámbi­to de las finan­zas regio­na­les, inclui­do el sis­te­ma ban­ca­rio que nos intere­sa pun­tual­men­te en este tra­ba­jo.

En tal sen­ti­do, las difi­cul­ta­des para obte­ner infor­ma­ción con­fia­ble (incer­ti­dum­bre y asi­me­trías de infor­ma­ción) y los cos­tos de moni­to­reo, pue­den lle­var a que los ban­cos más impor­tan­tes, de alcan­ce nacio­nal, limi­ten la asis­ten­cia cre­di­ti­cia en las pro­vin­cias pobres don­de tie­nen menos pre­sen­cia y esca­so volu­men de nego­cios. Por lo mis­mo, los ban­cos loca­les, posee­do­res de un mayor cono­ci­mien­to del entorno regio­nal, ten­drán cier­to poder de mer­ca­do para defi­nir las con­di­cio­nes de asis­ten­cia finan­cie­ra, lo que favo­re­ce la con­cen­tra­ción de la ofer­ta cre­di­ti­cia [Rodrí­guez Fuen­tes 2013: 47–48].[11] En esa mis­ma línea, ade­más, es posi­ble que la depen­den­cia regio­nal de ban­cos loca­les se tra­duz­ca en una ofer­ta menos elás­ti­ca de recur­sos finan­cie­ros, debi­do a las difi­cul­ta­des de fon­deo de esas enti­da­des, así como en una mayor ines­ta­bi­li­dad en la asig­na­ción de prés­ta­mos.[12] Todo ello supo­ne reco­no­cer que, en la prác­ti­ca, no exis­te per­fec­ta movi­li­dad de capi­ta­les al inte­rior de un país, y la asig­na­ción de recur­sos finan­cie­ros está lejos de ser ópti­ma. Esta situa­ción refuer­za la depen­den­cia de la ofer­ta local de fon­dos.

Por su par­te, los pro­ble­mas de la deman­da de cré­di­to tam­bién ten­drán su dimen­sión regio­nal. El nivel de ingre­sos, la diná­mi­ca empre­sa­rial, la pre­sen­cia de MiPy­Mes, la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va y el cre­ci­mien­to dife­ren­cial por juris­dic­ción son fac­to­res que posi­ble­men­te influ­yan en la capa­ci­dad de cada pro­vin­cia de cap­tar recur­sos finan­cie­ros. Vale decir, las áreas de mayor desa­rro­llo rela­ti­vo dis­pon­drán de mejo­res con­di­cio­nes cre­di­ti­cias. Esta es la vie­ja tesis de Gunar Myr­dal, para quién, “el sis­te­ma ban­ca­rio (…) tien­de a trans­for­mar­se en un ins­tru­men­to que absor­be los aho­rros de las regio­nes pobres hacia las más ricas y pro­gre­sis­tas, en don­de los ren­di­mien­tos del capi­tal son altos y segu­ros” [Myr­dal 1974: 40]. Si bien esa hipó­te­sis no nece­sa­ria­men­te se apre­cia en la Argen­ti­na actual [Kpmg 2013], lo cier­to es que hay juris­dic­cio­nes con menor capa­ci­dad para absor­ber recur­sos finan­cie­ros res­pec­to de otras.

Por últi­mo, Rodrí­guez Fuer­tes [2013] seña­la que la inter­ac­ción entre la ofer­ta y deman­da de cré­di­to esta­rá influi­da por la dife­ren­te pre­fe­ren­cia por la liqui­dez a nivel regio­nal. Cuan­to mayor sea la pre­fe­ren­cia por la liqui­dez en enti­da­des finan­cie­ras, aho­rris­tas y pres­ta­ta­rios de una deter­mi­na­da juris­dic­ción, menor será la gene­ra­ción de cré­di­to en la mis­ma.

Tenien­do en cuen­ta esos con­cep­tos, pode­mos con­cluir que las fric­cio­nes e imper­fec­cio­nes del mer­ca­do finan­cie­ro posi­ble­men­te con­du­ci­rán a situa­cio­nes de seg­men­ta­ción y racio­na­mien­to del cré­di­to al inte­rior de un país en des­me­dro de las regio­nes de menor desa­rro­llo rela­ti­vo. Por este moti­vo, al menos si nos ubi­ca­mos en la pers­pec­ti­va estruc­tu­ra­lis­ta, que entien­de al cre­ci­mien­to geo­grá­fi­ca­men­te equi­li­bra­do como par­te de la estra­te­gia gene­ral de desa­rro­llo, es evi­den­te la nece­si­dad de imple­men­tar polí­ti­cas públi­cas que orien­ten el cré­di­to hacia las zonas más pobres. Esas polí­ti­cas deben actuar del lado de la ofer­ta y la deman­da de recur­sos finan­cie­ros en el espa­cio juris­dic­cio­nal. Pero lo más intere­san­te de este pun­to es que la acción guber­na­men­tal no se limi­ta al gobierno cen­tral, sino que exis­te un amplio mar­gen para la actua­ción de las admi­nis­tra­cio­nes pro­vin­cia­les. Éstas no nece­si­tan preo­cu­par­se de los ries­gos macro­eco­nó­mi­cos del desa­rro­llo finan­cie­ro, que es com­pe­ten­cia fede­ral. Pue­den abo­car­se al dise­ño de ins­tru­men­tos y medi­das en el nivel meso eco­nó­mi­co que per­mi­tan maxi­mi­zar la cap­ta­ción de recur­sos finan­cie­ros, en espe­cial los prés­ta­mos ban­ca­rios que cons­ti­tu­yen el grue­so del finan­cia­mien­to extra-fir­ma en nues­tro país.

Asignación regional del crédito bancario en Argentina: factores significativos y evidencia disponible

El aná­li­sis teó­ri­co de los apar­ta­dos ante­rio­res nos per­mi­te tra­zar una serie de con­je­tu­ras sobre cier­tos fac­to­res que, posi­ble­men­te, influ­yan en la dis­tri­bu­ción juris­dic­cio­nal del cré­di­to. En este pun­to pon­dre­mos a prue­ba esas ideas. Ana­li­za­re­mos aque­llos fac­to­res pasi­bles de ser con­tras­ta­dos en la prác­ti­ca con algún gra­do de vero­si­mi­li­tud, dada la infor­ma­ción dis­po­ni­ble. Con todo, los resul­ta­dos de este aná­li­sis empí­ri­co deben tomar­se como una mera apro­xi­ma­ción al pro­ble­ma estu­dia­do debi­do a las limi­ta­cio­nes meto­do­ló­gi­cas de la fuen­te de los datos.

En el aná­li­sis explo­ra­to­rio rea­li­za­do en este apar­ta­do sobre la asig­na­ción regio­nal del cré­di­to en Argen­ti­na, hemos iden­ti­fi­ca­do y exa­mi­na­do los siguien­tes fac­to­res: [i] dis­po­ni­bi­li­dad de aho­rro, [ii] den­si­dad de empre­sas diná­mi­cas, [iii] pro­por­ción de micro­em­pre­sas, [iv] pre­sen­cia de ser­vi­cios finan­cie­ros, [v]crecimiento eco­nó­mi­co y [vi] cam­bio estruc­tu­ral. La expre­sión cuan­ti­ta­ti­va de cada uno de esos fac­to­res la hemos tes­tea­do con la dis­po­ni­bi­li­dad de prés­ta­mos en las dis­tin­tas pro­vin­cias argen­ti­nas. En los casos de aná­li­sis sin­cró­ni­co, se optó por selec­cio­nar un año espe­cí­fi­co (2012). A con­ti­nua­ción, se resu­men los resul­ta­dos.

i. Dis­po­ni­bi­li­dad de aho­rro: en pri­mer tér­mino, pare­ce exis­tir una rela­ción evi­den­te entre la capa­ci­dad de gene­rar recur­sos finan­cie­ros (aho­rro mone­ta­rio) y la dis­po­ni­bi­li­dad de prés­ta­mos ban­ca­rios en la una mis­ma región. Esa rela­ción pode­mos veri­fi­car­la empí­ri­ca­men­te, con los datos dis­po­ni­bles, si con­si­de­ra­mos los depó­si­tos pri­va­dos por habi­tan­te como un proxy de la capa­ci­dad de aho­rro mone­ta­rio de una pro­vin­cia [véa­se Pacher 2006].[13] Los depó­si­tos ban­ca­rios son un buen refle­jo de la capa­ci­dad de aho­rro poten­cial­men­te tra­du­ci­ble en cré­di­to ban­ca­rio.

Esta rela­ción aho­rro-finan­cia­mien­to en cada juris­dic­ción segu­ra­men­te se debe a múl­ti­ples razo­nes, en espe­cial al hecho de que el aho­rro mone­ta­rio es, en bue­na medi­da, un resul­ta­do del nivel de ingre­sos. Los ingre­sos medios por habi­tan­te, a su vez, cons­ti­tu­yen un indi­ca­dor -imper­fec­to- del desa­rro­llo rela­ti­vo de una juris­dic­ción, lo que es un fac­tor cen­tral en la dis­po­ni­bi­li­dad de recur­sos finan­cie­ros. No es extra­ño que las regio­nes más desa­rro­lla­das ten­gan mejo­res opor­tu­ni­da­des de finan­cia­mien­to. Las mis­mas dis­po­nen de mayor sol­ven­cia eco­nó­mi­ca, más pre­sen­cia de enti­da­des finan­cie­ras, una tra­yec­to­ria ins­ti­tu­cio­nal rela­ti­va­men­te con­so­li­da­da y, a su vez, mejo­res capa­ci­da­des socio-empre­sa­ria­les para soli­ci­tar asis­ten­cia finan­cie­ra con éxi­to. Por lo demás, el sis­te­ma finan­cie­ro posi­ble­men­te seg­men­ta­rá regio­nal­men­te el finan­cia­mien­to en des­me­dro de las pro­vin­cias pobres. De todos modos, no debe­mos per­der de vis­ta que el ingre­so de una juris­dic­ción deri­va de múl­ti­ples deter­mi­na­cio­nes liga­das a la dota­ción de recur­sos y al mar­co ins­ti­tu­cio­nal. En ese sen­ti­do, el nivel de ingre­sos influ­ye y es influi­do por el desa­rro­llo finan­cie­ro (impli­ca­ción mutua).

Tenien­do en cuen­ta estas con­si­de­ra­cio­nes, la infor­ma­ción dis­po­ni­ble nos per­mi­te ava­lar la estre­cha rela­ción ingre­so-finan­cia­mien­to, lo cual pue­de adver­tir­se cla­ra­men­te en los cré­di­tos ban­ca­rios. La rela­ción entre ingre­sos per cápi­ta y stock de prés­ta­mos por habi­tan­te en las dis­tin­tas juris­dic­cio­nes argen­ti­nas, medi­do por coefi­cien­te de deter­mi­na­ción R2, pre­sen­ta valo­res sig­ni­fi­ca­ti­vos (Cua­dro N° 1). Las pro­vin­cias más pobres dis­po­nen de un menor nivel de prés­ta­mos por habi­tan­te con rela­ción a las más ricas. Juris­dic­cio­nes como For­mo­sa, San­tia­go del Este­ro, Cha­co, San Juan o Sal­ta, se ubi­can en una posi­ción des­fa­vo­ra­ble res­pec­to de pro­vin­cias ricas como San­ta Fe, Cór­do­ba, Chu­but o San­ta Cruz.

ii. Den­si­dad de empre­sas diná­mi­cas: en segun­do lugar, es una obvie­dad que las ges­tio­nes de cré­di­tos vin­cu­la­das con las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas las rea­li­zan las empre­sas. Por ello, debe exis­tir una rela­ción entre la den­si­dad de empre­sas de una juris­dic­ción (can­ti­dad de fir­mas en pro­por­ción a los habi­tan­tes) y la absor­ción de prés­ta­mos. En espe­cial, las regio­nes más empren­de­do­ras, que dis­po­nen de una mayor den­si­dad de empre­sas diná­mi­cas, segu­ra­men­te podrán obte­ner un volu­men supe­rior de recur­sos finan­cie­ros. Dichas fir­mas posi­ble­men­te ten­gan mayor sol­ven­cia eco­nó­mi­ca y patri­mo­nial, así como más capa­ci­dad de pro­ce­sar y pro­du­cir infor­ma­ción con­fia­ble, lo que expli­ca el mejor desem­pe­ño en la obten­ción de prés­ta­mos. De allí que, a con­tra­rio sen­su, en tér­mi­nos sub­na­cio­na­les, aque­llas pro­vin­cias con estruc­tu­ras empre­sa­ria­les de menor com­ple­ji­dad y nivel téc­ni­co-pro­fe­sio­nal, así como de mayor infor­ma­li­dad, ten­de­rán a lograr meno­res resul­ta­dos en la obten­ción de finan­cia­mien­to.

La infor­ma­ción empí­ri­ca pare­ce con­va­li­dar estas con­clu­sio­nes. Las pro­vin­cias nor­te­ñas, con menor can­ti­dad de empre­sas diná­mi­cas (con­si­de­ran­do como proxy de empre­sas diná­mi­cas las fir­mas de cin­co o más emplea­dos), evi­den­cian una capa­ci­dad redu­ci­da de absor­ción de prés­ta­mos orien­ta­dos a las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas (Cua­dro N° 1).

iii. Pro­por­ción de micro­em­pre­sas: en ter­cer tér­mino, la teo­ría sugie­re la exis­ten­cia de una seg­men­ta­ción del cré­di­to en des­me­dro de las MiPy­mes, par­ti­cu­lar­men­te de las micro­em­pre­sas. Ello sig­ni­fi­ca que, a nivel sub­na­cio­nal, posi­ble­men­te las pro­vin­cias con mayor peso de empre­sas peque­ñas en sus estruc­tu­ras empre­sa­ria­les refle­jen una menor capa­ci­dad para absor­ber recur­sos finan­cie­ros y, por ende, para finan­ciar el cre­ci­mien­to. Nue­va­men­te la infor­ma­ción dis­po­ni­ble es con­sis­ten­te con esta idea, aun­que la rela­ción es menos evi­den­te (Cua­dro N° 1).

iv. Ser­vi­cios finan­cie­ros: por el lado de la ofer­ta de ser­vi­cios finan­cie­ros tam­bién encon­tra­mos una varia­ble rele­van­te. En las juris­dic­cio­nes don­de exis­te una mayor den­si­dad de enti­da­des ban­ca­rias, pue­de espe­rar­se una capa­ci­dad de absor­ción de cré­di­tos más ele­va­da. Ello deri­va posi­ble­men­te del hecho de que la pre­sen­cia de enti­da­des finan­cie­ras gene­ra un acer­ca­mien­to y un víncu­lo nece­sa­rio con clien­tes reales y poten­cia­les, incre­men­tan­do la asig­na­ción de prés­ta­mos. Los pro­ble­mas de infor­ma­ción y el apren­di­za­je por la expe­rien­cia que carac­te­ri­za al sis­te­ma ban­ca­rio expli­can esta situa­ción y la rele­van­cia del con­tac­to direc­to y la pre­sen­cia físi­ca. Nue­va­men­te, la infor­ma­ción dis­po­ni­ble pare­cie­ra ava­lar esta hipó­te­sis, aun­que con menor gra­do de sig­ni­fi­ca­ción (Cua­dro N° 1).[14]
v. Cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: la for­ma­ción de polos de cre­ci­mien­to con acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas alta­men­te ren­ta­bles en los mer­ca­dos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les tam­bién debe­ría jugar un papel impor­tan­te. En este caso, el pro­ce­so de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co trac­cio­na­ría la deman­da de cré­di­tos y la capa­ci­dad de absor­ción de recur­sos mone­ta­rios en cada juris­dic­ción. La evi­den­cia dis­po­ni­ble, sin embar­go, no pare­ce ava­lar este pos­tu­la­do, al menos si se mide la evo­lu­ción del stock de prés­ta­mos res­pec­to del cre­ci­mien­to del pro­duc­to bru­to y de las expor­ta­cio­nes. En el Cua­dro N° 1 se con­si­de­ra el cre­ci­mien­to del pro­duc­to en el lap­so 2006–2011 para todas las pro­vin­cias y el incre­men­to de los prés­ta­mos en las mis­mas para un perío­do t+1 (2007–2012). Pue­de apre­ciar­se que no exis­te una rela­ción esta­dís­ti­ca sig­ni­fi­ca­ti­va entre ambas varia­bles. Algo simi­lar suce­de si toma­mos la evo­lu­ción de las expor­ta­cio­nes. Esta situa­ción podría estar indi­can­do las imper­fec­cio­nes del sis­te­ma finan­cie­ro para asis­tir a las regio­nes de mayor dina­mis­mo, lo que cons­ti­tui­ría una gra­ve limi­ta­ción a la con­ti­nui­dad del cre­ci­mien­to. En coin­ci­den­cia con el tra­ba­jo de Beb­czuk y San­giá­co­mo [2008], habría una fuer­te depen­den­cia de la tra­yec­to­ria en la obten­ción de finan­cia­mien­to ban­ca­rio. Ello es cohe­ren­te con los pro­ble­mas aso­cia­dos a la infor­ma­ción y la rela­ción pres­ta­mis­ta-pres­ta­ta­rio. De todos modos, debe­mos men­cio­nar que los datos sobre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co juris­dic­cio­nal se basan en esti­ma­cio­nes gene­ra­les y de dudo­sa con­fia­bi­li­dad, lo que difi­cul­ta la con­cre­ción de un aná­li­sis más con­clu­yen­te.[15]
vi. Cam­bio estruc­tu­ral: Otro aspec­to impor­tan­te es el finan­cia­mien­to del cam­bio estruc­tu­ral. El mis­mo pare­ce espe­cial­men­te difí­cil, debi­do a que la agre­ga­ción de nue­vas acti­vi­da­des, en par­ti­cu­lar las indus­tria­les, impli­ca pro­ce­sos inno­va­do­res en el ámbi­to local que sue­len ser más incier­tos y com­ple­jos des­de el pun­to de vis­ta del finan­cia­mien­to ban­ca­rio. Ade­más, las empre­sas manu­fac­tu­re­ras basan su pro­duc­ción en acti­vos fijos espe­cí­fi­cos de un valor de rea­li­za­ción siem­pre com­pli­ca­do. Esto es, sue­len care­cer de las garan­tías ade­cua­das, al con­tra­rio de las acti­vi­da­des tra­di­cio­na­les, como la pro­duc­ción agrí­co­la, liga­das a la tie­rra (acti­vo fijo de alto valor e impor­tan­te deman­da). Por lo tan­to, las pro­vin­cias pri­ma­ri­za­das que nece­si­tan pro­fun­di­zar el pro­ce­so de cam­bio estruc­tu­ral posi­ble­men­te ten­drán más incon­ve­nien­tes para el acce­so al cré­di­to, sal­van­do el agro­pe­cua­rio cuyo dina­mis­mo es limi­ta­do. De todos modos, el cote­jo empí­ri­co entre los recur­sos finan­cie­ros por habi­tan­te y la estruc­tu­ra del empleo, las empre­sas, el PBG y las expor­ta­cio­nes para las pro­vin­cias argen­ti­nas no mues­tran una rela­ción sig­ni­fi­ca­ti­va.

Cua­dro N° 1: Asig­na­ción pro­vin­cial del cré­di­to: resul­ta­do de las varia­bles con­si­de­ra­das

Varia­ble inde­pen­dien­te Varia­ble depen­dien­te Coefi­cien­te de deter­mi­na­ción [R2]
[i] dis­po­ni­bi­li­dad de aho­rro Depósitos/habitante Stock Prés­ta­mos por habi­tan­te 0,8745
Ingreso/habitante Stock Prés­ta­mos por habi­tan­te 0,7053
[ii] den­si­dad de empre­sas diná­mi­cas Núme­ro de empresas/habitante Stock Prés­ta­mos por habi­tan­te 0,7252
[iii] pro­por­ción de micro­em­pre­sa % Microempresas/total fir­mas Stock Prés­ta­mos por habi­tan­te 0,5259
[iv] pre­sen­cia de ser­vi­cios finan­cie­ros Sucursales/habitante Stock Prés­ta­mos por habi­tan­te 0,4508
[v] cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co Cre­ci­mien­to PBG/habitante 2006–2011 Cre­ci­mien­to prés­ta­mos por habi­tan­te 2007–2012 0,0458
[vi] cam­bio estruc­tu­ral % indus­tria sobre=PBG

/Exportaciones/

Empleo indus­trial

Stock Prés­ta­mos por habi­tan­te Resul­ta­dos no sig­ni­fi­ca­ti­vos

Fuen­tes y defi­ni­cio­nes:[16]

[i] BCRA e INDEC (pobla­ción). Sal­do total de prés­ta­mos al 31/12/2012 y sal­do de depó­si­tos pri­va­dos a la mis­ma fecha. Res­pec­to de los ingre­sos medios por pro­vin­cia se uti­li­za­ron los datos de la EAHU/2012.

[ii] Se uti­li­zó como apro­xi­ma­ción de la exis­ten­cia de empre­sas diná­mi­cas la can­ti­dad de fir­mas indus­tria­les, de ser­vi­cios y comer­cia­les con 5 o más emplea­dos en rela­ción con la can­ti­dad de habi­tan­tes de cada pro­vin­cia. Se toma­ron los datos del cen­so eco­nó­mi­co 2004/05 y del INDEC (pobla­ción). El stock de prés­ta­mos por habi­tan­te al 31/12/12, con­si­de­ra sólo cré­di­tos a las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas (exclu­ye con­su­mo per­so­nal y acti­vi­da­des no cla­si­fi­ca­das). Se exclu­ye la ciu­dad de Bue­nos Aires debi­do a que tie­ne espe­ci­fi­ci­da­des deri­va­das de la meto­do­lo­gía que pue­de dis­tor­sio­nar el aná­li­sis.

[iii] Se con­si­de­ran peque­ñas empre­sas aque­llas con menos de cin­co empe­la­dos, según los datos del cen­so Nacio­nal Eco­nó­mi­co 2004/05. La infor­ma­ción de la pobla­ción corres­pon­de al INDEC. El stock de prés­ta­mos por habi­tan­te al 31/12/12 con­si­de­ra sólo cré­di­tos a las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas [exclu­ye con­su­mo per­so­nal y acti­vi­da­des no cla­si­fi­ca­das]. Se exclu­ye la ciu­dad de Bue­nos Aires debi­do a que tie­ne espe­ci­fi­ci­da­des deri­va­das de la meto­do­lo­gía que pue­de dis­tor­sio­nar el aná­li­sis.

[iv] datos del BCRA e INDEC (prés­ta­mos para el año 2012).

[v] El incre­men­to de pro­duc­to por pro­vin­cia se tomó de los datos del PNUD, 2012. La varia­ción del finan­cia­mien­to se cal­cu­ló en base a los datos onli­ne del BCRA (revi­sa­do 21/05/2014).

Capacidad relativa de absorción de crédito bancario en Entre Ríos: análisis sincrónico

En este apar­ta­do eva­lua­re­mos la ubi­ca­ción rela­ti­va de Entre Ríos median­te un esque­ma de regre­sión con­si­de­ran­do las varia­bles indi­ca­das en el Cua­dro N° 1, exclu­yen­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y cam­bio estruc­tu­ral en la medi­da que no son varia­bles sin­cró­ni­cas. Ello nos per­mi­te cote­jar el posi­cio­na­mien­to que debe­ría tener nues­tra pro­vin­cia según resul­ta de la regre­sión con la posi­ción real que la mis­ma ocu­pa. La dife­ren­cia entre el posi­cio­na­mien­to modé­li­co y el real nos per­mi­te adver­tir si exis­te o no un des­fa­sa­je sus­cep­ti­ble de ser expli­ca­do.

Los resul­ta­dos de este ejer­ci­cio son bas­tan­te elo­cuen­tes: según el mode­lo de regre­sión, que toma en cuen­ta la inci­den­cia de varia­bles selec­cio­na­das (depó­si­tos por habi­tan­te, pre­sen­cia de enti­da­des finan­cie­ras y capa­ci­da­des empre­sa­ria­les), Entre Ríos debe­ría ocu­par el pues­to N° 13 entre las 23 juris­dic­cio­nes pro­vin­cia­les en cuan­to a la dis­po­ni­bi­li­dad de prés­ta­mos por habi­tan­te diri­gi­do a las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. La reali­dad, por su par­te, mar­ca que nues­tra pro­vin­cia ocu­pa el pues­to N° 12 en el con­jun­to de las juris­dic­cio­nes. Esto sig­ni­fi­ca que no pare­cie­ra exis­tir un reza­go en Entre Ríos res­pec­to de la capa­ci­dad de obte­ner finan­cia­mien­to: su posi­cio­na­mien­to rela­ti­vo se expli­ca total­men­te por sus capa­ci­da­des rela­cio­na­das a la gene­ra­ción de aho­rro, pre­sen­cia ban­ca­ria y la estruc­tu­ra empre­sa­rial. Por otra par­te, ello tam­bién impli­ca que, si bien no está reza­ga­da, tam­po­co cuen­ta con una capa­ci­dad supe­rior para cap­tar recur­sos finan­cie­ros.

Conclusión

En este tra­ba­jo hemos repa­sa­do la impor­tan­cia de la dis­po­ni­bi­li­dad de finan­cia­mien­to para el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, el cam­bio estruc­tu­ral y la inno­va­ción. Sin embar­go, la Argen­ti­na es un país sub­de­sa­rro­lla­do en mate­ria de acce­so empre­sa­rial a los recur­sos finan­cie­ros con des­tino a la pro­duc­ción. Es este un pro­ble­ma serio que limi­ta las opor­tu­ni­da­des de expan­sión y diver­si­fi­ca­ción de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va. El sis­te­ma ban­ca­rio es el actor cla­ve, dada la esca­za rele­van­cia del mer­ca­do de capi­ta­les. Y en este aspec­to, jus­ta­men­te, encon­tra­mos una seve­ra limi­tan­te: don­de más se nece­si­ta un sis­te­ma ban­ca­rio pre­sen­te e inno­va­dor, vemos con­ser­va­du­ris­mo, finan­cia­mien­to a cor­to pla­zo, altos már­ge­nes de inter­me­dia­ción y racio­na­mien­to del cré­di­to. En rigor, el sub­de­sa­rro­llo finan­cie­ro es un com­po­nen­te más del sub­de­sa­rro­llo gene­ral, pro­ble­ma sis­té­mi­co en las eco­no­mías peri­fé­ri­cas.

Aho­ra bien, ana­li­zan­do la situa­ción de Entre Ríos en ese mar­co de sub­de­sa­rro­llo finan­cie­ro nacio­nal, la evi­den­cia empí­ri­ca sugie­re que, en tér­mi­nos gene­ra­les, la pro­vin­cia no está reza­ga­da en su capa­ci­dad de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des cre­di­ti­cias en el mar­co de sus con­di­cio­nan­tes estruc­tu­ra­les, aun­que tam­po­co pre­sen­ta una situa­ción des­ta­ca­da. El stock de prés­ta­mos orien­ta­do a las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en Entre Ríos es cohe­ren­te con los indi­ca­do­res obje­ti­vos (gene­ra­ción de aho­rro, den­si­dad empre­sa­rial, pro­por­ción de Mipy­mes y ban­ca­ri­za­ción).

Tal situa­ción ame­ri­ta un esfuer­zo guber­na­men­tal espe­cí­fi­co en Entre Ríos a la hora de dise­ñar polí­ti­cas públi­cas de acce­so al finan­cia­mien­to pro­duc­ti­vo, en la medi­da que las posi­bi­li­da­des de con­ver­gen­cia con nive­les de ingre­sos simi­la­res a otras juris­dic­cio­nes como Cór­do­ba o San­ta Fe supon­drá movi­li­zar recur­sos finan­cie­ros más allá de los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos estruc­tu­ra­les. La pri­va­ti­za­ción del Ban­co de Entre Ríos en los noven­ta segu­ra­men­te sig­ni­fi­có un retro­ce­so en ese sen­ti­do. De todos modos, qui­zás sea el momen­to de pen­sar en la posi­bi­li­dad de for­mar una ban­ca de desa­rro­llo acor­de con los pos­tu­la­dos de la cons­ti­tu­ción pro­vin­cial refor­ma­da en 2008, que dis­pon­ga de capa­ci­dad de finan­cia­mien­to de pro­yec­tos pro­duc­ti­vos de mayor enver­ga­du­ra, de mane­ra que per­mi­ta acom­pa­ñar la expan­sión, diver­si­fi­ca­ción, inte­gra­ción e inter­na­cio­na­li­za­ción de las cade­nas de valor local.

Citas

* Secre­ta­rio de Inves­ti­ga­ción y docen­te FCECO-UNER (Facul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas, Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Entre Ríos). Can­di­da­to a doc­tor en Cien­cias Socia­les por la UNER. Correo elec­tró­ni­co: leandrorodriguez@fceco.uner.edu.ar

[1]Ver tam­bién Mer­ton y Bodie, 1998.

[2] Los ephor (éfo­ros) eran fun­cio­na­rios que con­tro­la­ban la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de Espar­ta. La defi­ni­ción de Schum­pe­ter del cré­di­to como “crea­ción de poder de com­pra” a dis­po­si­ción del empre­sa­rio para crear nue­vas com­bi­na­cio­nes (inno­va­ción) vie­ne muy a pro­pó­si­to en este tra­ba­jo [ver Schum­pe­ter, 1944: 104–134].

[3] Por supues­to que, como seña­lan De la Torre, Ize y Sch­mu­kler, en mer­ca­dos per­fec­ta­men­te com­pe­ti­ti­vos, con infor­ma­ción com­ple­ta y con­di­cio­nes de ries­gos (pro­ba­bi­li­dad), el sis­te­ma finan­cie­ro como hoy lo cono­ce­mos no ten­dría razón de ser.

[4] Como men­cio­na Fane­lli: se tra­ta de “sacar la gene­ra­ción de valor finan­cie­ro del reino de la explo­ta­ción de las ven­ta­jas está­ti­cas del inter­cam­bio para colo­car­las en una pers­pec­ti­va diná­mi­ca don­de el valor se crea a par­tir de la inno­va­ción y el des­cu­bri­mien­to de nue­vas acti­vi­da­des” [2010: 190].

[5] Para la medi­ción del desa­rro­llo finan­cie­ro sue­len adop­tar­se diver­sas for­mas, por lo gene­ral valo­res de acti­vos finan­cie­ros sobre el PBI (préstamos/PBI; accio­nes y títu­los / PBI, etc.).

[6] En rigor, las cri­sis finan­cie­ras tie­nen una lar­ga y rica his­to­ria. Véa­se un intere­san­te resu­men en Gal­braith [1983 y 1990].

[7]La recien­te cri­sis de las hipo­te­cas sub­pri­me en paí­ses con alto gra­do de desa­rro­llo finan­cie­ro es un cla­ro ejem­plo de los pro­ble­mas del SF.

[8] Cabe men­cio­nar que, des­de el pun­to de vis­ta de la eco­no­mía crí­ti­ca y la teo­ría de la regu­la­ción, sue­le mirar­se al sis­te­ma finan­cie­ro como una “frac­ción del capi­tal” de enor­me peso en las eli­tes socia­les y en la toma de deci­sio­nes polí­ti­cas [ver Arceo, 2012 y Boyer, 2013].

[9] Debe­mos men­cio­nar que algu­nos ban­cos, como el Cre­di­coop o el pro­pio Ban­co Nación, admi­ten prác­ti­cas más favo­ra­bles a las nece­si­da­des de las PyMES, den­tro de la rigi­dez del sis­te­ma.

[10] Siem­pre con­si­de­ran­do la efi­cien­cia en el sen­ti­do de Pare­to.

[11] Rodrí­guez Fuer­tes, rese­ñan­do la pos­tu­ra neo­key­ne­sia­na, con­clu­ye que para esos auto­res “los ban­cos loca­les desem­pe­ñan un papel cen­tral en el sumi­nis­tro de cré­di­to a la región, ya que, si estos fallan en su fun­ción de pro­vee­do­res de cré­di­to, no podrán ser sus­ti­tui­dos por otras ins­ti­tu­cio­nes de fue­ra debi­do a la exis­ten­cia de infor­ma­ción incom­ple­ta en el mer­ca­do” [2013: 48]

[12]Según Gar­cía Ruiz “En gene­ral, las regio­nes menos desa­rro­lla­das tie­nen un com­por­ta­mien­to más ines­ta­ble del cré­di­to” [2007: 112].

[13] El autor remar­ca, ade­más, la baja con­ver­sión de depó­si­tos en prés­ta­mos en Entre Ríos para el año 2005. Nóte­se que la con­clu­sión de Pacher coin­ci­de con el aná­li­sis mucho más gene­ral de Jimé­nez y Manue­li­to [Pacher 2006: 51].

[14] Cabe men­cio­nar que la corre­la­ción se man­tie­ne si uti­li­za­mos otra varia­ble, como la dis­po­ni­bi­li­dad de caje­ros auto­má­ti­cos en pro­por­ción a la pobla­ción.

[15] Lamen­ta­ble­men­te no exis­ten datos actua­li­za­dos y mucho menos armo­ni­za­dos sobre la evo­lu­ción del PBG por pro­vin­cia, por lo cual la evi­den­cia expues­ta debe con­si­de­rar­se pro­vi­so­ria y limi­ta­da.

[16] Los datos del BCRA tie­nen seve­ras defi­cien­cias a fin de exa­mi­nar la dis­tri­bu­ción regio­nal del cré­di­to. Entre otras, asig­nan los prés­ta­mos por el domi­ci­lio legal de la empre­sa soli­ci­tan­te, lo cual cons­ti­tu­ye una dis­tor­sión sig­ni­fi­ca­ti­va.

Fuentes institucionales

Ban­co Mun­dial

Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca lati­na y el Cari­be [CEPAL]

Ban­co Cen­tral de la Repú­bli­ca Argen­ti­na

Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas y Cen­sos [INDEC]

Minis­te­rio de Eco­no­mía y Finan­zas Públi­cas de la Nación

Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría y Pes­ca de la Nación

Minis­te­rio de Eco­no­mía, Hacien­da y Finan­zas de Entre Ríos

Minis­te­rio de Pro­duc­ción, Gobierno de Entre Ríos

Direc­ción Pro­vin­cial de Esta­dís­ti­cas y Cen­sos [DEC]

Bibliografía y fuentes consultadas

Anas­ta­si, Ale­jan­dra; Ricar­do Beb­czuk, Pedro Elo­se­gui y Máxi­mo San­giá­co­mo
2009 Diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, geo­grá­fi­ca y por deu­do­res y su efec­to sobre la cali­dad de la car­te­ra cre­di­ti­cia en Argen­ti­na. Ensa­yos Eco­nó­mi­cos. Ban­co Cen­tral de la Repú­bli­ca Argen­ti­na, 56, octu­bre-diciem­bre: 7–39.

Beb­czuk, Ricar­do
2000 Infor­ma­ción asi­mé­tri­ca en mer­ca­dos finan­cie­ros. Cam­brid­ge Uni­ver­sity, Madrid.

Beb­czuk, Ricar­do
2010 Acce­so al finan­cia­mien­to de las pymes en la Argen­ti­na: esta­do de situa­ción y pro­pues­tas de polí­ti­ca. Finan­cia­mien­to del desa­rro­llo. Publi­ca­ción de las Nacio­nes Uni­das, 227, sep­tiem­bre: 5–33.

Beb­czuk, Ricar­do y Máxi­mo San­giá­co­mo
2008 Efi­cien­cia en la asig­na­ción sec­to­rial del cré­di­to en Argen­ti­na. Ensa­yos Eco­nó­mi­cos. Ban­co Cen­tral de la Repú­bli­ca Argen­ti­na, 49, octu­bre-diciem­bre: 13–32.

Bodie, Zvi y Robert Mer­ton
1998 Finan­zas. Pren­ti­ce Hall, Méxi­co.

Boyer, Robert
2013 Los finan­cie­ros ¿des­trui­rán el capi­ta­lis­mo? CEIL-CONICET, Bue­nos Aires.

Bur­dis­so, Tama­ra; Lau­ra D’amato y Andrea Moli­na­ri
1998 Pri­va­ti­za­ción de ban­cos en Argen­ti­na: ¿El camino hacia una ban­ca más efi­cien­te?. Docu­men­to de Tra­ba­jo. Ban­co Cen­tral de la Repú­bli­ca Argen­ti­na, 4, octu­bre.

Cepal
2004 Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo en Eco­no­mías Abier­tas. Tri­gé­si­mo perío­do de sesio­nes de la Cepal. Publi­ca­ción de Nacio­nes Uni­das, San Juan de Puer­to Rico.

Cuat­tro­mo, Juan y Mariano Bel­tra­ni
2010 Dis­tri­bu­ción Sec­to­rial y Regio­nal del Cré­di­to Ban­ca­rio en la Post-Con­ver­ti­bi­li­dad. Infor­me Eco­nó­mi­co. Minis­te­rio de Eco­no­mía y Finan­zas Públi­cas, 71: 80–89.

De La Torre, Augus­to; Alain Ize y Ser­gio Sch­mu­kler
2012 El Desa­rro­llo Finan­cie­ro en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. El Camino por Delan­te. Ban­co Mun­dial, Washing­ton.

Fajnzyl­ber, Fer­nan­do
1992 Indus­tria­li­za­ción en Amé­ri­ca Lati­na. De la «caja negra» al «casi­lle­ro vacío». Nue­va Socie­dad, 118, mar­zo-abril: 21–28

Fane­lli, José María
2010 Desa­rro­llo Finan­cie­ro, Cre­ci­mien­to y Cri­sis, en Pro­gre­sos en finan­zas, Ricar­do Beb­czuk, (comp.). Gru­po Edi­to­rial, Bue­nos Aires.

Ferra­ro, Car­lo
2011 Eli­mi­nan­do barre­ras: El finan­cia­mien­to a las pymes en Amé­ri­ca Lati­na. Nacio­nes Uni­das, San­tia­go de Chi­le.

Fitz­ge­rald, Valpy
2007 Desa­rro­llo finan­cie­ro y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: una visión crí­ti­ca. Prin­ci­pios: estu­dios de eco­no­mía polí­ti­ca, 7, julio: 5–28.

Gar­cía Ruiz, José Luis
2007 Nue­vos datos sobre flu­jos regio­na­les de la ban­ca espa­ño­la en el siglo XX. Revis­ta de His­to­ria Indus­trial, 35, Año XVI.: 115–140.

Ger­chu­noff, Pablo y Lucas Llach
2007 El Ciclo de la Ilu­sión y el Desen­can­to: un siglo de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas argen­ti­nas. Eme­cé, Bue­nos Aires.

Jimé­nez, Luis F. y San­dra Manue­li­to
2011 Amé­ri­ca Lati­na: sis­te­mas finan­cie­ros y finan­cia­mien­to de la inver­sión. Diag­nós­ti­cos y pro­pues­tas. Revis­ta de la CEPAL, 103, abril: 47–75.

Kosa­coff, Ber­nar­do y Adrián Ramos
1997 Con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas sobre la polí­ti­ca indus­trial. Docu­men­to de Tra­ba­jo, Comi­sión Eco­nó­mi­ca Para Amé­ri­ca Lati­na, 76.

Kpmg
2013 Cré­di­tos y depó­si­tos por pro­vin­cia. ¿Hay un ses­go hacia las más ricas? Infor­me KPMG. http://www.kpmg.com/AR/es/IssuesAndInsights/ArticlesPublications/Informes-KPMG-Argentina/Analisis/Documents/Creditos-depositos-provincia.pdf

Levi­ne, Ross
1995 ¿Es impor­tan­te el sis­te­ma finan­cie­ro? Cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Teo­ría, ins­ti­tu­cio­nes y expe­rien­cia inter­na­cio­nal. Ban­co Mun­dial, 366–384.
1997 Desa­rro­llo finan­cie­ro y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: Enfo­ques y tema­rio. Jour­nal of Eco­no­mic Lite­ra­tu­re, vol. XXXV, junio: 688–726.
2000 ¿Son mejo­res los Sis­te­mas Finan­cie­ros basa­dos en el Sis­te­ma Ban­ca­rio o los basa­dos en el mer­ca­do Bur­sá­til? Revis­ta de Eco­no­mía Chi­le­na, Volu­men 3, 1, abril: 25–55.
2004 Finan­ce and Growth: Theory and Evi­den­ce, in Hand­book of Eco­no­mic Growth, Phi­lip­pe Aghion y Ste­ven Dur­lauf [eds.], Vol. 1, chap­ter 12, Else­vier: 865–934.

Lund­vall, Bengt-Åke
2009 Sis­te­mas nacio­na­les de inno­va­ción. UNSAM, Méxi­co.

Mckin­non, Ronald
1979 Repre­sión Finan­cie­ra y el Pro­ble­ma de la Libe­ra­li­za­ción den­tro de los paí­ses menos desa­rro­lla­dos. Cua­der­nos de Eco­no­mía, 47, abril: 3–22.

Myr­dal, Gun­nar
1974 Teo­ría eco­nó­mi­ca y regio­nes sub­de­sa­rro­lla­das. FCE. Méxi­co

Pacher, Miguel
2006 Depó­si­tos y Prés­ta­mos del Sis­te­ma Finan­cie­ro en la Pro­vin­cia de Entre Ríos. Infor­me: FCE/UNER

Pérez, Car­lo­ta
2004 Revo­lu­cio­nes Tec­no­ló­gi­cas y Capi­tal Finan­cie­ro:La diná­mi­ca de las bur­bu­jas finan­cie­ras y las épo­cas de bonan­za. Siglo XXI, Méxi­co.

Rodrí­guez Fuen­tes, Car­los
1997 El papel del sis­te­ma ban­ca­rio en el desa­rro­llo regio­nal. ¿Repar­to o crea­ción de cré­di­to? Estu­dios Regio­na­les, 47: 117–139.
2013 La ban­ca y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co regio­nal. Una pano­rá­mi­ca de la lite­ra­tu­ra. Eko­no­miaz, 84, 3er cua­tri­mes­tre: 39–65.

Schum­pe­ter, Joseph
1944 Teo­ría del desen­vol­vi­mien­to eco­nó­mi­co. FCE, Méxi­co.

Seva­res, Julio
2010 Argen­ti­na: Los ban­cos te dan sor­pre­sas. Aná­li­sis, 7, sep­tiem­bre-diciem­bre: 57–71.

Sta­llings, Bár­ba­ra y Rogé­rio Stu­dart
2006 Finan­cia­mien­to para el desa­rro­llo: Amé­ri­ca Lati­na des­de una pers­pec­ti­va com­pa­ra­da. Libros de Cepal, San­tia­go de Chi­le.

Stu­dart, Rogé­rio
2005 El Esta­do, los mer­ca­dos y el finan­cia­mien­to del desa­rro­llo. Revis­ta de la CEPAL, 85, abril: 19–34.

~•~

Cómo citar ¬

Leandro Rodríguez, «Desarrollo financiero, políticas públicas y desarrollo regional en un país periférico. El caso de la provincia de Entre Ríos», Revista de Estudios Marítimos y Sociales [En línea], publicado el 12 de enero de 2018, consultado el 23 de enero del 2018. URL: http://estudiosmaritimossociales.org/archivo/rems-12/dossier-rodriguez/
~•~
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento — No Comercial — Compartir Igual 4.0 Internacional.